Conferencia Magistral: Por qué se debe institucionalizar la perspectiva de género en las Instituciones de Educación Superior

“Necesitamos que la palabra de las mujeres valga igual que la de un hombre”: Hortensia Moreno
(publicado el 10 de Febrero de 2014)
 
 

*Dictó conferencia en la UdeC.

 

“Institucionalizar la perspectiva de género consiste en lograr que mujeres y hombres tengan las mismas oportunidades y las mismas posibilidades de desarrollo; el problema es que por ahora no tienen esas oportunidades; entonces, habría que entender cuáles son esas obstáculos”.
 

Esto lo aseguró Hortensia Moreno al dictar la conferencia “Por qué se debe institucionalizar la perspectiva de género en las Instituciones de Educación Superior”, dictada en el auditorio de la biblioteca de ciencias “Miguel de la Madrid” de la Universidad de Colima.
 

Para la académica, incluir la perspectiva de género en las instituciones no sólo se refiere a colocar a mujeres en puestos importantes, sino lograr que su opinión y sus acciones sean tomadas en cuenta de igual forma que las masculinas. Hemos visto, dijo “que las funciones entre hombres y mujeres se delegan de forma tradicional, en actividades de muy importantes, prestigiosas y las que no”.

 

De acuerdo con ella, lo que “se requiere es un proceso de transversalización de la perspectiva de género”, que genere un conjunto de políticas y una cultura de género “donde se sancioné el trato entre las personas, se establezcan escalas de aprobación-censura y mecanismos que alienten, repriman o castiguen determinado tipo de comportamiento social en función de la interpretación de los valores de género”.

Pero para ello es necesario propiciar condiciones culturales en las que habrían de superarse todas las formas del sexismo; “se trata, sin duda, de uno de los riesgos más complicados y trascendentales que se haya planteado la humanidad a lo largo de la historia” señaló la ponente.
 

Además, dijo la catedrática de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, son las instituciones donde se actualizan y actúan las funciones de género. Sin embargo, “es ahí donde las prácticas sexistas pueden subsistir sin que nadie las cuestione, porque se determinan sobre la base de un sentimiento de naturalidad y pertenencia; lo natural es que las mujeres ocupen el lugar prescrito por la sabia naturaleza. También hay barreras institucionales, como la violencia de género, la discriminación y la falta de valoración, que ya no dependen sólo de valores legislativos”.
 

En su charla, la integrante del Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM explicó a las y los presentes, que ahora la legislación ya no es un problema; “lo que encontramos es que hay una repartición desigual en las responsabilidades familiares, de tal manera que para los hombres tener una esposa es una ventaja, porque ella se va a encargar de la familia, pero no es igual para las mujeres”. 
 

Entonces, dijo, habría que combatir el sexismo desde diferentes frentes, sobre todo desde el cultural, “modificando los valores del género, los valores tradicionales”.
 

En el caso de las instituciones, “su responsabilidad es propiciar que las mujeres puedan desarrollarse a plenitud, que puedan dejar a sus hijos en la guardería, pero también que los hombres participen en la crianza de las criaturas y en el trabajo doméstico; necesitamos instituciones que creen una cultura de igualdad, que la palabra de las mujeres valga igual que la de un hombre”. 
 

La conferencia formó parte de la clausura del diplomado “Educación con perspectiva de Género” impartido por el Centro Universitario de Estudios de Género de la Universidad de Colima, en conjunto con otras instituciones.

 

http://www.ucol.mx/noticias_boletin.php?id=14460&dia=2014-2-10